A partir de hoy, día 7 de agosto de 2012, los nuevos modelos de camiones y autobuses que se comercialicen en la Unión Europea estarán equipados con DRL (Daytime Runnin Lamp) o luces diurnas, que se accionarán automáticamente al encender el motor.

El objetivo de esta normativa europea es “cumplir la máxima de ver y ser vistos” e “incrementar la seguridad al volante“.

Según la empresa Hella, dedicada a la fabricación de iluminación y electrónica para la industria de la automoción, llevar las luces durante el día reduciría en un 5% los accidentes en carretera y en un 8% los accidentes de ciudad.

La iluminación diurna se diferencia de la luz de cruce en que esta última está diseñada para que el conductor tenga buena visibilidad de noche y se dirige principalmente a la iluminación de la calzada.

La iluminación diurna, sin embargo, es una luz más brillante que mejora la percepción de los vehículos al formarse con un “haz de luz cónico más elevado”.